Prueba Velneo Gratis

Te ofrecemos todo el poder de Velneo durante 1 mes para desarrollar la aplicación que tu empresa necesita.

Saber más
Thank you! Check your email for confirmation.

Metodología desarrollo MVP - Mínimo Producto Viable

Miguel Ubeira, coordinador de vForwarding nos comparte su experiencia con la metodología de desarrollo basada en MVP (Mínimo Prodcuto Viable).


Prueba gratis ahora Velneo si quieres desarrollar aplicaciones empresariales de forma rentable y con tu servidor cloudgratuito.

Lo primero es atreverse; así empieza nuestra historia; hace 2 años, con una idea o sueño que nos gustaría llevar adelante.Veníamos de un producto desarrollado en Velneo 6X en 1.999, bastante conocido ya a nivel nacional, para el nicho de transporte internacional, bajo un standard adaptado a cada cliente y con su instalación en local.Entonces hace 2 años nos surge una idea/sueño cuyas bases son: para empresas de transporte internacionaly en cloud. Un producto que ayude y resuelva problemas o necesidades de futuros clientes y que incluso disfrutaríamos llevándolo adelante... esa idea no nos atrevimos a llevarla adelante, es algo habitual. La realidad por triste que sea, es que el 91% de las ideas o sueños ni los intentamos llevar adelante; ¿a alguno de vosotros os ha pasado? a mí sí.Entonces después de esa idea que partió hace 2 años, hace 1 año nos preguntamos ¿por qué?... ¿por qué no la hemos llevado adelante? ... después de analizarlo, los porqués fundamentales se resumían en 3 palabras:TIEMPO - COSTE - RECURSOSLo que escuchábamos era:“Porque nos llevaría mucho tiempo llevarlo adelante y ver su resultado”“Porque no sabemos si lo que estamos desarrollando se usaría y la gente estaría dispuesta a pagar”“Porque tendríamos que dejar de hacer lo que estamos haciendo, incluso peligraría nuestra continuidad como empresa”Y la pregunta que nos hicimos fue.. ¿cómo supero mis barreras / muros / mis porqués?.. y encontramos una respuesta, encontramos la respuesta en una estrategia denominada MVP (mínimo producto viable). Y finalmente nos atrevimos a llevar adelante nuestra idea.Enfocamos nuestra idea como misión para conseguir la máxima cantidad de información validada por parte de nuestros posibles clientes con el mínimo esfuerzo posible, consiguiendo por tanto minimizar tiempo, coste y recursos.Para ello hemos dividido nuestra idea en las porciones más pequeñas posibles de trabajo, las cuales aportarían valor real a futuros clientes. Desarrollamos una mínima idea, medimos los resultados y aprendimos con la experiencia del usuario, es decir con nuestro ciente. De esta forma conseguimos una base simple y consolidada. Con poco tiempo, pocos recursos, disponemos de una beta para nuestros futuros clientes.Sentarnos a detallar funcionalidades, son hipótesis, no lo hagais. Nosotros mismos lo hemos hecho pensando que era necesario y hemos tirado ese trabajo a la basura. Las funcionalidades saldrán del feedback de vuestros futuros clientes; no de lo que vosotros creeis.Como dice el fundador de LinkedIn: si no os da vergüenza lanzar la primera versión de vuestro producto o web es que habéis tardado demasiado.Nuestra primera idea era disponer de una web donde declaramos la intención de nuestra idea o sueño.Muchos pensamos que para sacar una web tenemos que tener producto, que tardaríamos un año en sacar una web... error! Hemos tardado 2 semanas y estamos validando desde el primer ciclo nuestra idea de negocio. Hemos tenido que desarrollar una web básica y un formulario de registro básico... ¿cuánto tardaríais en disponerlo y en medir vuestros resultados?Para los siguientes ciclos ampliamos objetivos e incluímos en la web beneficios que aporta nuestra solución a nuestros posibles clientes. Nos dimos cuenta de que nuestros posibles clientes valoraban más online y cloud que la integración con Google Apps. Internamente las valoraciones eran muy distintas... el interés de nuestros clientes no estaba alineado con lo que nosotros creíamos... evolucionamos nuestra idea y pivotamos gracias a nuestros posibles clientes.Nuestra primera idea fue definir la estructura de tablas y objetos. No queríamos empezar a programar sin tener claro la estructura ¿Qué hicimos? aprender del producto que ya teníamos en 6x, aprender de nuestros clientes, analizando el nivel de uso de cada objeto en cada cliente, desarrollamos funciones y medimos los resultados:20% de los objetos son utilizados por el 80% de nuestros clientes. Ya teníamos claro la estructura de nuestra aplicación, base simple y sencilla.Segundo ciclo: queríamos disponer aplicación para registrar datos, es decir un formulario con una rejilla. Recibimos feedback por email y nos dicen que rejillas en un formulario no son usables y al mismo tiempo nos detallan funcionalidades que necesitan.. nos llegan a dar feedback de “producto primitivo”, duele.... otros que nos dicen que vamos por el camino correcto: “producto super sencillo”... “no necesitamos manuales”.. nuestros futuros clientes marcan lo que debemos evolucionar gracias a su feedback.Evolucionamos el formulario con QML y atendemos funcionalidades que nuestros futuros clientes demandan y no antendemos a funcionalidades que internamente se consideraban fundamentales... internamente considerábamos imprescindibles manuales para nuestra idea. Desarrollamos formulario para recoger los feedbacks de forma más sencilla ... el feedback interno y de nuestros clientes son completamente distintos. Utilizad el feedback de vuestros clientes, vuestro cliente es la base de vuestro desarrollo.

Nico
7/4/2013
Regístrate ahora y nuestro equipo se pondrá en contacto muy pronto